Google

31 ene. 2011

No a leyes hechas Sindecencia

Creo que este es uno de los artículos con más carga política que he escrito. Pero la situación en este país no es para menos, y no puedo quedarme de brazos cruzados mientras me (nos, porque es a todos nosotros) roban por todos los lados.

El gobierno se ha quitado la careta y ha demostrado a quien sirve realmente. Por si alguien tenía alguna duda, no es al pueblo que le votó, sino a los "mercados". Como si la economía fuera bien no cuando las personas están satisfechas y llegan a fin de mes, sino cuando las grandes corporaciones tienen el crecimiento esperado (ojo, que no van mal si pierden dinero o si no crecen, sino si crecen menos). También es capaz de hacer leyes que perjudican a la gran mayoría de la población por beneficiar a unas pocas empresas a quienes las leyes ya se les aplican de manera distinta (si robas 1000 euros eres un ladrón, si robas 1000 millones eres banquero).

La oposición, después de meses enmudecida ha abierto por fín la boca y tampoco es que lo que ha dicho sea muy alentador para, en concreto, mi futuro.

Si tú, lector que a veces me lees estás descontento también con como están las cosas, recuerda que como ciudadano tienes algunos derechos de debes ejercer.

El primero es el derecho a la huelga. Vale que los sindicatos mayoritarios de este país nos han vendido al mejor postor con el tema de las pensiones (y en general con cualquier cosa relacionada con el derecho laboral). Por suerte, no son los únicos sindicatos que tenemos. Aún quedan algunos que luchan por los derechos de los trabajadores que convocan huelgas y manifestaciones a las que puedes acudir para manifestar tu desacuerdo con la situación actual.

El derecho al voto. En las proximas elecciones, vota. Puede que no te guste esa cleptocracia bipartidista que tenemos ahora mismo que trabaja para los bancos. Pero la abstención no sirve de nada, el voto en blanco actualmente tampoco, ni el nulo. El voto útil es inútil si va en ontra de los intereses de quien vota. ¿Entonces qué? Por suerte hay muchos partidos pequeños. No es mi misión hoy decirte a quien tienes que votar, pero los partidos pequeños suelen tener su programa electoral colgado en su página web. Si estás leyendo esto también puedes dedicar diez minutos a buscar y leer alguno. Y si te gusta, ya sabes.

Y luego, si estás en contra de cierta ley en concreto que últimamente está en boca de muchos, aquí tienes unas cuantas propuestas, y aquí otras más.